Noticias

APPLE NUNCA TE PEDIRA TUS CLAVES DE iCLOUD

APPLE NUNCA TE PEDIRA TUS CLAVES DE iCLOUD

Esta semana nos llegó un artículo publicado por la #OficinaDelInternauta y nos pareció muy interesante.

Ante cualquier robo o pérdida de tu iPhone, iPad o iPod, NUNCA, NUNCA,NUNCA tienes que desvelar las claves de tus contraseñas de iCloud a nadie.

Este relato es verídico.

 

A Mercedes le robaron la mochila en un descuido, aparte de la cartera, llaves y demás, había un iPhone. Cuanto intentó recuperarlo, sin querer, se lo “entregó en bandeja” a los ladrones por no comprobar el certificado digital de la web de iCloud.

A nuestra protagonista Mercedes, mientras esperaba el bus, le robaron la mochila aprovechando que estaba despistada leyendo. Dentro de la mochila entre otras cosas, había un iPhone nuevo, tenía 2 días de uso. Lo único positivo fue que la tablet no se la robaron porque la tenía en la mano, ya que comentábamos, estaba leyendo.  En ese momento no pudo acudir a poner la denuncia, ya que iba “pillada” a unas prácticas en la universidad y no podía retrasarse…

Según llegó al campus, activó el wifi y entró a la página de iCloud para bloquear y tratar de localizar el móvil. Usando el servicio Find My iPhone, puso un mensaje en la pantalla para poder recuperar el móvil y lo bloqueó.

 

Un rato más tarde, recibió un correo electrónico que hacía referencia al geoposicionamiento del dispositivo enviado desde el soporte de Apple.

 

Rápidamente, accedió al enlace para determinar donde estaba. Se cargó la página de iCloud, y le pidió las credenciales…

 

Una vez introducidas, la pantalla le mostró un error de conexión, así que lo dejo para más tarde…

 

Después de un rato cuando volvió a intentarlo, desde su enlace de iCloud del navegador accedió sin problemas al servicio, pero para su sorpresa, no estaba el iPhone configurado en la cuenta, solo el ordenador de casa… “Pero ¿qué ha pasado?” se preguntó Mercedes.

 

Le comentó el problema a una compañera y ésta le pidió que le explicara, bien especificado, lo sucedido, así que le expuso los hechos:

    1    Le robaron el móvil (entre otras cosas).

    2    20 min después se conectó a iCloud para activar el modo perdido (mensaje con el número de móvil y activar el rastreo).

    3    10 minutos después recibe una notificación mediante correo electrónico de que se había localizado el móvil.

    4    Se intenta conectar al servicio iCloud mediante el enlace del mensaje recibido, pero después de introducir el usuario y la contraseña al pulsar INTRO le muestra un error de acceso.

    5    15 minutos más tarde, intenta conectarse a iCloud (desde un enlace en la barra de favoritos), lo consigue y cuando entra no aparece el iPhone en la lista de dispositivos, no pudiendo comprobar nada sobre el teléfono.

La amiga, al instante se da cuenta del engaño, revisó el historial del navegador de la tablet, y efectivamente, había accedido a la página “extraña” apple.icloudxxxxx.com que se indicaba en el email que recibió. Obviamente no era la página oficial icloud.com, al introducir los datos en esa falsa página Mercedes le había entregado “las llaves” de su iPhone a los ladrones, le había facilitado sus datos de acceso a la cuenta, desbloqueado el móvil, permitiendo el borrado de la información y eliminando el móvil de la cuenta de Apple de Mercedes.

¿Cómo debemos proteger nuestro dispositivo Apple para evitar problemas?

    1    Tendremos siempre “a salvo” el dispositivo para evitar robo o pérdida por descuido.

    2    Bloqueo de la pantalla (Contraseña o PIN seguros, ojo con el borrado de datos a los 10 intentos fallidos en los iPhone). _No hubieran sabido el correo de Mercedes y no le hubiesen enviado el phishing.

    3    Activar la función FindMyiPhone, es más rápido localizarlo si está activada.

    4    Realizar copias de seguridad en iCloud u otro soporte. Si nos roban el dispositivo, no perdamos la información almacenada en él.

    5    Comprobar los certificados de los sitios a los que entramos (especialmente iCloud). No le habrían engañado con la falsa página si se hubiese fijado en la URL.

 

Si seguimos estas sencillas pautas, los amigos de lo ajeno no podrán utilizar nuestro valioso dispositivo para nada.

Luego tendremos que interponer la correspondiente denuncia (en caso de robo) presentando siempre la factura de compra, ya que es el único documento que acredita que el dispositivo nos pertenece.